Camilo Romero

HAZLO DIFERENTE

MANIFIESTO

HAZLO DIFERENTE

Manifiesto

Hemos entendido que Colombia atraviesa un nuevo momento, en el que la ciudadanía reclama un cambio profundo en la forma de hacer política, que implica cambiar a quienes históricamente nos han gobernado, renovar las instituciones, recuperar el poder ciudadano que nos arrebataron y asumir con determinación la defensa de la democracia y de la vida.

Vivimos un tiempo revolucionario en el que las nuevas ciudadanías han pasado de la indignación a la acción, valiéndose de las nuevas herramientas para formarse su propio criterio, para opinar y para ser escuchadas, para movilizarse y organizarse, para lograr resultados.

Es el momento de unirnos como sociedad para reorientar el rumbo, para avanzar hacia la construcción de una nueva política que defienda la vida por encima de todo, que sea capaz de proteger nuestra diversidad natural y cultural, que cuide los recursos públicos que a todas nos pertenecen, que haga posible la consolidación de una sociedad viable en la que el fruto del trabajo se distribuya de manera equitativa y que, en suma, por encima de la mezquindad de quienes nos han gobernado, asuma la construcción de una vida en paz. Esto solo es posible, si como ciudadanía nos juntamos para hacerlo diferente.

¿Por qué lo haremos
diferente?

Si queremos resultados diferentes debemos actuar de forma diferente

“Locura es hacer la misma cosa una y otra vez, esperando obtener resultados diferentes. Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”. Albert Einstein.

Somos una sociedad que vive permanentemente en caos, somos el resultado de décadas de abandono, de pobreza y de violencia. Somos un país en guerra y marcado por la corrupción, fruto de la sucesión, uno tras otro, de gobiernos que han hecho siempre lo mismo: se han ocupado de saquear al país, de gobernar para las élites y de mantener llenos los bolsillos de unos pocos. Somos el resultado de décadas de gobiernos que se eligen una y otra vez con el hambre y la necesidad de nuestra gente, que se le alimentan de la violencia y de la falta de educación y de oportunidades.

Nuestro llamado como ciudadanía es a negarnos a hacer más de lo mismo, estamos obligados a romper con la trampa de la continuidad que nos han impuesto y que nos ha dado como resultado hoy, graduarnos como el país más desigual de América Latina, volver a niveles de desempleo de hace más de dos décadas y tener a 42 colombianos de cada 100 bajo la línea de pobreza.

Por eso vamos a hacer de la política algo diferente, con la ciudadanía como protagonista vamos a devolvernos la esperanza, vamos a permitirnos soñar con una sociedad con justicia social, con oportunidades, que respete y valore todas las expresiones de vida y que se reconozca a partir de la diversidad, la reconciliación y la solidaridad.