Camilo Romero

¿Con quiénes lo haremos diferente?

MANIFIESTO

¿Con quiénes lo haremos diferente?

Manifiesto

¿Con quiénes lo haremos diferente?

Con las mujeres

Todas las propuestas de país que se construyan en colectivo necesariamente serán feministas; reivindicaremos las conquistas políticas de los movimientos de mujeres que han luchado para acabar con la desigualdad y la discriminación entre los géneros, con las relaciones de dominación e invisibilización. La participación de las mujeres en escenarios de decisión y su incidencia en el proceso transformador serán una realidad. No seremos inferiores a los justos reclamos y a la lucha mundial que pide autonomía y protección para el ejercicio pleno de los derechos de las mujeres.

Con los jóvenes

Trabajaremos de la mano con esos más de 12 millones de colombianos que representan la cuarta parte de nuestra sociedad, que han entendido que el futuro está en sus manos y que de ellos depende un verdadero cambio. Haremos de la política un escenario para que la juventud pueda expresarse libremente, sin temor a ser estigmatizados ni asesinados. Aprovecharemos su energía, sus motivaciones, su capacidad innovadora y voluntad transformadora para imprimirla como un sello de la acción colectiva.

Con los animales

En este nuevo tiempo, las decisiones colectivas no pueden ser si no se leen, entienden y asumen los reclamos de todas las especies. En la actualidad en Colombia hay más de 1200 especies amenazadas como resultado de una política de desarrollo arrasadora, que no tuvo como principio el respeto y cuidado de la vida. No podemos seguir siendo parte de lo que vamos a conocer como la sexta extinción masiva de especies; estamos obligados a planear y a pensar la vida comunitaria en una relación y diálogo horizontal con los animales, vamos a respetar y a preservar los ecosistemas en los que se equilibran unos a otros, vamos a cuidar la casa del oso de anteojos, del jaguar, del delfín rosado, de las tortugas carey y de las muchas otras especies que desaparecen ante nuestros ojos; estamos llamados a preservar este tesoro natural con el que fuimos privilegiados. Vamos a garantizar un desarrollo con y para todas las especies.

Con los empresarios

Entendemos y reconocemos la importancia que tiene hacer empresa y el valor de la ciudadanía emprendedora para la dinamización de la economía y la generación de empleo en el país. Trabajaremos en conjunto para mejorar los niveles de confianza inversionista, las condiciones competitivas del país y las condiciones socioeconómicas para la producción. Apoyaremos a la pequeña y mediana empresa, impulsaremos los emprendimientos y el desarrollo tecnológico para la competencia. Mediante una acción coordinada lograremos que los beneficios fruto del trabajo sean repartidos en condiciones de equidad, que se reconozca y valore a los trabajadores en los procesos de producción y generación de riqueza, entendiendo que, si les va bien, el empresariado estará mejor.

Con la academia

Un cambio es inviable sin la acción decidida de las universidades, de docentes, pensadores e investigadores. La academia es fundamental para el diseño del cambio, para la toma de decisiones objetiva, informada y responsable. La investigación social será la base del análisis político y de la acción pública, el trabajo interdisciplinar y articulado serán la garantía del éxito en el proceso transformador. De su mano diseñaremos las rutas de innovación y desarrollo regional; la educación será el pilar de su construcción.

Con las víctimas del conflicto armado

Junto a las víctimas de las décadas de violencia en el país, seremos capaces de implementar de verdad una política de paz en los territorios para pasar la página y reivindicar el dolor y la lucha de más de nueve millones de personas. Empezaremos por reconocerlas, garantizar la asistencia, la reparación integral y la no repetición a estas familias; nos uniremos como sociedad para rodearlas y hacer posible un nuevo inicio; aprenderemos de su experiencia y de sus luchas para ser capaces de generar las condiciones que aseguren que a futuro seamos una sociedad en paz.

Con las familias campesinas

De ellas depende la seguridad alimentaria de la sociedad y, por tanto, la calidad de vida y el bienestar de millones de personas. Las comunidades campesinas serán nuestro referente para entender y resolver las necesidades de las regiones y del sector rural. Nos enseñarán cómo vivir en comunidad, a valorar y reconocer el trabajo de la tierra, a planear soluciones para cerrar las brechas entre las ciudades y el campo y a generar las condiciones para que vivir alejados de la ciudad sea un privilegio y no un sinónimo de inequidad y abandono.

Con la niñez

No se puede planear el cambio sin pensarlo con las generaciones que lo harán posible y duradero. La inteligencia, la creatividad y la transparencia que nos sorprenden cada día solo la aprendemos de ellos. Serán inspiración y motivación para empezar la construcción de un mejor país, que les depare un futuro prometedor. Serán determinantes en los procesos culturales y educativos necesarios para transformar, entendiendo que son los principales transmisores de mensajes ambientales, de reconciliación, inclusión y respeto por la diferencia al interior de los hogares y de las comunidades.

Con la población LGBTIQ+

Aprovecharemos el valor de la diversidad para la construcción colectiva; seremos capaces de cimentar las bases de una sociedad que ponga por encima el reconocimiento y el respeto de las personas sin importar su orientación sexual o identidad de género. La lucha seguirá siendo imparable hasta que logremos superar los prejuicios y la discriminación estructural contra esta población y garanticemos que puedan tener una vida libre, en ejercicio de su plena autonomía y disfrute de su libertad.

Con las personas afros, raizales y palenqueras

Nos enorgullecemos de la diversidad y riqueza étnica colombiana, de su aporte cultural para la construcción de identidad, de su gastronomía, arte y folclor. Reivindicaremos la deuda histórica que tenemos con estas comunidades, principales víctimas del conflicto armado, desplazamiento forzado, discriminación y ausencia estatal; promoveremos el derecho propio y garantizaremos las condiciones para la realización de sus propios planes de etnodesarrollo acordes a su cosmovisión y en una relación armónica con el territorio; rechazaremos y condenaremos cualquier tipo de discriminación por motivos de raza, color u origen étnico.

Con artistas y deportistas

Como actores fundamentales en los escenarios de movilización y expresión pacífica de la sociedad, articuladores y voceros de reclamos ciudadanos. De su mano, exploraremos nuevas formas de interpretar y transmitir las emociones y necesidades sociales, visibilizaremos el talento y habilidades de nuestros jóvenes y los acompañaremos con decisión. Nos reconciliaremos con el arte, el deporte y la cultura como elementos estructurantes de la cohesión social y del bienestar colectivo y, por tanto, los haremos parte de la agenda y las prioridades públicas.

Con las comunidades indígenas

Sinónimo de lucha, resistencia y valentía; sinónimo de vida y respeto hacia la naturaleza. Aprenderemos de los 115 pueblos indígenas que habitan nuestro país a vivir en conexión con el planeta y a reconocer otras dimensiones del desarrollo que no dependen necesariamente del consumo y el mercado. Reconoceremos sus luchas y las reivindicaremos, superaremos la historia en la que han sido violentados una y otra vez, víctimas no solo de actores al margen de la ley que han permeado sus territorios sino del abandono e invisibilización por parte del Estado, enfrentando amenazas y violaciones a su autonomía, a su relacionamiento con la tierra y a su identidad cultural. Vamos a proteger y rescatar el valor de las minorías, vamos a garantizar condiciones para que esos casi dos millones de personas puedan hacer realidad su plan de vida.

Con las personas en situación de discapacidad

 Entendemos que una discapacidad es originada por un contexto social, no atribuible a la persona; aprovecharemos y valoraremos las capacidades diferentes y la diversidad propia de la naturaleza humana. Con su experiencia y aportes, lograremos romper las barreras contextuales, de relacionamiento y físicas que imposibilitan su participación plena y activa en la vida social.

¡Con la ciudadanía que cree que para construir una Colombia diversa, incluyente, solidaria y justa con la naturaleza debemos hacer una política diferente!