Camilo Romero

¿Cómo lo haremos diferente?

MANIFIESTO

¿Cómo lo haremos
diferente?

¿Cómo lo haremos
diferente?

Devolviendo el poder a su origen

Creemos que es la ciudadanía la que debe tomar las decisiones, con inteligencia colectiva y de manera colaborativa. Es la verdadera protagonista del desarrollo social, de las transformaciones y de la democracia. La ciudadanía constituye la única forma legítima de ver, entender y hacer la política, por encima de personalismos, banderas y partidos.

Amando y respetando la vida

Entendemos que no estamos solas, aceptamos nuestra fragilidad y la del planeta entero. Nos cuidamos entre todas, nos reconocemos en la diferencia, nos hacemos responsables de nuestros actos y consecuencias sobre todas las formas de vida. Nos hacemos una sola, como humanidad y como naturaleza.

Dignificando la política

Entendemos que no estamos solas, aceptamos nuestra fragilidad y la del planeta entero. Nos cuidamos entre todas, nos reconocemos en la diferencia, nos hacemos responsables de nuestros actos y consecuencias sobre todas las formas de vida. Nos hacemos una sola, como humanidad y como naturaleza.

Creando e innovando

Nos adaptamos a las grandes revoluciones sociales, avanzamos al ritmo de los cambios tecnológicos y científicos, los potenciamos para el desarrollo social, el crecimiento productivo incluyente, el consumo responsable y la construcción de comunidad.

Democratizando la información y la comunicación

Defendemos la libertad de expresión, garantizamos el derecho a la información pública, transparente, real y completa. Entendemos las redes sociales como un nuevo espacio democrático de la comunicación,

como una herramienta para expresarnos, aprender, crecer y formarnos una percepción nutrida y diversa de las realidades sociales. Las redes se usan para validar o cuestionar la legitimidad de las acciones de los gobiernos de manera permanente y en línea, ya no cada cuatro años.

Construyendo en medio de la diversidad

Reconocemos que Colombia es un país diverso, que cada región y comunidad es un ecosistema complejo que se forma a partir de sus carencias y riquezas. Construimos a partir de ese reconocimiento para evitar soluciones ingenuas y alejadas de realidad social, nos nutrimos del intercambio de experiencias, de los saberes diversos y del poder de la creatividad.

Fortaleciendo un Estado dialogante

Entendemos que el poder no está en los gobiernos, que el papel de las instituciones es gestionar la voluntad ciudadana; garantizamos la convergencia de la academia, la empresa, la ciudadanía, el territorio y el gobierno para la construcción colectiva y la gestión de nuestro propio bienestar.

Haciendo una política feminista

Sabemos que reivindicar las luchas feministas pasa por garantizar su participación activa en escenarios de poder y decisión pero que no es solo eso. Hacer política feminista tiene que ver con sus formas de construcción, con la prioridad y la implementación real de planes que garanticen la equidad de género, con el reconocimiento de la economía del cuidado y con el cambio de fondo de prácticas simbólicas, económicas, políticas y culturales que pongan a las mujeres como actoras sociales en condiciones de igualdad.